jueves, 17 de noviembre de 2016

EL OTOÑO SE VA

De esta imagen, de hace sólo unas pocas semanas, ya queda muy poquito. Los árboles se han quedado calvos como yo. Ezkaurre tirita. Mediados de Noviembre. Isaba, hoy, dormita.


sábado, 12 de noviembre de 2016

LA BRUJILLA

La chova piquirroja siempre me quedaba demasiado lejos pero hoy la he tenido un poco más cerca. Os la acerco también a vosotros. Este curioso córvido tiene un nombre científico impronunciable:
Pyrrhocorax pyrrhocorax. Qué? cómo se te queda el cuerpo?
No sé si es muy querido por otras aves y pequeños mamíferos que le acusan de asaltar sus nidos.

Casi que no quiero creerles. Si es una brujilla... Con esa naricilla tan poco discreta, dónde va a ir a robar!








sábado, 5 de noviembre de 2016

OTOÑADA (IV)

Al entrar hace unas semanas en el bosque tras el paso Zemeto  (etapa 9 del GR 12: Gran Recorrido de Euskalherria) te encuentras el caos y entonces para el fotógrafo comienza la tarea de intentar componer. El intento de organizar algo en ese barullo de color, ramas y hojas.






viernes, 28 de octubre de 2016

OTOÑADA (III) EL RINCÓN ATRAPAOJOS

Hay rincones que nunca te decepcionan. Este pequeño tramo del río Belagua te agarra por los ojos y no te deja salir. Cuando empezaba a hacerse de noche y los colores se apagaban he conseguido quitármelo de encima. A ver si os gusta el rincón atrapa ojos.











viernes, 21 de octubre de 2016

OTOÑADA (II) RÍO UZTARROTZ

Otro día siguiendo la corriente del río Uztarrotz. Aunque estas luces duras de los días soleados generalmente limitan las posibilidades en paisaje, si se buscan contraluces y reflejos, salvas la mañana. Menudas luces!! Vaya gozada!! y menuda culada; me duele todo!!











miércoles, 19 de octubre de 2016

OTOÑADA

Ahora si que están aquí los colores del otoño. Espectacular el paisaje y, con días así de tranquilitos, todavía más.

Las imágenes que os traigo se corresponden al río Uztarrotz.

Disfrutadlas!






martes, 18 de octubre de 2016

LA EFÍMERA NIEBLA

Como el resto de las disciplinas fotográficas, también la fotografía de naturaleza consiste en captar lo efímero.

La fotografía aísla una fracción de tiempo en la vida de un sujeto/objeto. Aunque la escena en la que se realice la fotografía parezca inmutable, cada imagen fotográfica de ese escenario será única e irrepetible. Quizás en la fotografía de paisaje esa verdad se cumple con mayor precisión pues, aunque los elementos permanecen aparentemente estáticos, estos cambian a cada instante como consecuencia de la luz del sol que varía de dirección e intensidad, o del efecto del viento sobre los árboles y nubes, del efecto del paso de las estaciones del año o del ondular de la niebla.

El espectáculo de la niebla resulta fascinante y para mí, como fotógrafo, en alguna medida inquietante. La tarea de obtener un encuadre y composición equilibrados se enfrenta a la "urgencia" de aprovechar el momento efímero que brinda la escena. O se fabrica la imagen con agilidad o ya no se hará nunca. Cada escena se desvanece segundo a segundo. 

Así, una actividad aparentemente placentera y pausada como podría parecer fotografiar un paisaje con niebla al amanecer se convierte, al menos para mí, en una acción emocionante, casi trepidante y urgente.

El californiano Galen Rowell, uno de los pioneros de la fotografía de paisaje, ponía de relieve a la hora de fotografiar, la importancia de combinar un evento natural de relieve con una percepción consciente de esa experiencia.

Hace unos días, desde Bordaerrea con maze y Ezkaurre al frente.